sábado, 22 de enero de 2011

EN BARINAS: TRABAJADORES DEL GERIÁTRICO DE BARINAS PROTESTARON EN DEFENSA DE LOS VIEJITOS

(Tarquino González Concho).- La mala alimentación que se le da a los 150 viejitos que integran la nómina de la Unidad Geriátrica "José Ignacio del Pumar" y la escasez permanente de medicamentos que les permiten aliviar sus dolencias y hasta prolongarles sus vidas, fueron dos de las razones de peso que obligaron a los 91 trabajadores de esa dependencia a manifestar de manera pacífica en la mañana de ayer con el objetivo de llamar la atención de las autoridades.

La ingerencia política en esa institución y hasta el desvío de alimentos para la campaña electoral del Partido Socialista Unido de Venezuela y las misiones del Gobierno, fueron también ingredientes que abultaron el descontento manifestado por los trabajadores, quienes dependen del Instituto Nacional de los Servicios Sociales (Inass).

También se quejaron por la ausencia de un director con credenciales que en verdad defienda los intereses de la institución y la integridad de los 150 adultos mayores, quienes fueron llevados allí para que pasaran los últimos años de su vida de manera cómoda y recibiendo atención adecuada.

Daniel Pacheco, quien asumió la vocería del grupo de trabajadores, calificó de inaudito que la Gobernación de Barinas haya reconducido por cuatro años consecutivos el presupuesto de alimentación de los viejitos.

Destacó que el Gobierno regional sólo presupuestó 400 mil bolívares fuertes para los alimentos del Geriátrico y que esa cantidad representa poco más de 7 bolívares fuertes para cada uno de los internos por día.

Añadió que con esos 7,3 bolívares diarios los empleados del Geriátrico le deben suministrar a los viejitos desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas.

"Nuestra principal preocupación y misión es atender de manera adecuada a los ancianos... darle de manera regular la comida y los medicamentos, pero esos servicios son muy precarios en este momento", dijo.

Añadió que tal vez la cantidad de comida sea suficiente, pero la calidad es pésima.

"Motivados por todas estas irregularidades emprendimos esta lucha en defensa de los adultos mayores, quienes en este momento no están comiendo bien y tampoco se les están suministrando los medicamentos que necesitan", destacó.

A su juicio los trabajadores del Geriátrico se sienten muy mal en este momento, pues están recibiendo una remuneración para una labor que no se está cumpliendo a cabalidad... pero no por culpa de ellos, sino de los organismos responsables de suministrar, por ejemplo, la comida y los medicamentos.

En cuanto a la alimentación destacó que la cantidad presupuestada no alcanza para atender a los ancianos, quienes se están alimentando mal.

Respecto a las medicinas, Pacheco detalló que parte de ella la suministra el Inass y otra la gobernación, pero ambas instituciones no cumplen a cabalidad con esa responsabilidad.

En cuanto a la asistencia médica, Pacheco informó que se cuenta con dos profesionales y la asistencia es muy aceptable, pero éstos deben hacer milagros para dotar los medicamentos y otros implementos.

Precisó que el 77 por ciento de los ancianos requieren atención completa, pues no se pueden valer por sí solos y eso agrava la situación tomando en cuenta que los suministros son deficitarios.

Otras denuncias

Los trabajadores de la institución, en general, se quejaron por el tinte político que se la ha dado a la misma, especialmente con la designación de los directores.

"Queremos un director que en verdad se preocupe por los ancianos, que le reclame a las autoridades cuando tenga que hacerlo y que en especial tenga credenciales", dijo una de las funcionarias.

Otros pidieron que no se nombren más directores y subdirectores provenientes del Frente Francisco de Miranda, ya que lo que hacen es politizar más la institución y porque tampoco están preparados para esos cargos.

Pidieron que el Inass nombre a un funcionario de alta jerarquía y que se sienta comprometido con la defensa de los ancianos.

 
Por otro lado los trabajadores denunciaron que en la pasada campaña, y a pesar de la poca cantidad de dinero destinada para ese fin, se desvió parte de los alimentos para la militancia del Psuv y las misiones del Gobierno.

"Eso es criminal toda vez que ese presupuesto es para la comida de los viejitos y se la quitaron de la boca", dijo un trabajador que no se identificó.

En su conjunto, los manifestantes pidieron al gobernador del estado que se ponga la mano en el corazón y reflexione, pues con 7,3 bolívares por día no se le puede dar desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas a un anciano.